El uso de la inteligencia artificial en la redacción científica 

HomeGeneral

El uso de la inteligencia artificial en la redacción científica 

La inteligencia artificial es una tecnología que “aprende” y permite resolver tareas que normalmente realizaría una persona, de una manera mucho más

Artículo científico de la Universidad de la Costa, citado por la Revista Nature
De la vida, el amor y las tradiciones
Descubren mutación del Parkinson en una mujer con inicio temprano de esta enfermedad

La inteligencia artificial es una tecnología que “aprende” y permite resolver tareas que normalmente realizaría una persona, de una manera mucho más eficiente, todo esto a través de algoritmos que permiten que la computadora sea capaz de analizar la información y entregar una respuesta.

Sin embargo, esta tecnología aplicada al campo científico sigue siendo ambigua. Bien puede redactar artículos de un tema en específico, pero el tema en cuestión no tendrá una opinión diferencial, no será algo que sea diferente del resto. Debido a que la inteligencia artificial obtiene su información de datos existentes, no puede crear algo de la nada, resultando en escritos promedio. 

Iván Barrios afirma que “la naturaleza de la investigación científica consiste en expresar y exponer las ideas de los autores y esto no puede ser reemplazado por la IA. Sin embargo, podríamos usar estas tecnologías para optimizar la redacción, siempre y cuando su uso sea ético”. Lo cual nos indica que la inteligencia artificial no puede dar opiniones completamente diferentes o subjetivas, pues estas nunca tendrán el factor humano, por tanto, su uso se verá limitado a investigar datos y corroboración de la información. 

El uso de la inteligencia artificial no debe verse aplicado a la creación de contenido de carácter personal y de ser así será considerado como poco ético, ya que minimiza el trabajo de las personas al momento de crear un artículo científico, quitándole esa humanidad y dando un resultado predecible, tal como afirma Iván Barrios: “No se consideraría ético utilizar la IA para la creación de contenido, sobre todo teniendo en cuenta que ChatGPT genera citaciones inexistentes. Esta herramienta utiliza un modelo predictivo, por lo que los resultados pueden ser muy predecibles”.

Con esto, la inteligencia artificial cumple funciones que no se ven relacionadas directamente con la opinión subjetiva, tal como expresa Iván Barrios: “Sería más útil y ético utilizar esta herramienta para crear una estructura o guía de redacción, como títulos y subtítulos, así como también para crear preguntas de investigación”.

Se puede apreciar la importancia de investigar la IA y sus diferentes aplicaciones, dejando su uso como un método externo para ayudar y no para reemplazar el factor humano, además de que permite compartir estos conocimientos con el resto de la sociedad científica y expandir la documentación sobre el tema.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER