Partículas ultrafinas en el aire, un enemigo silencioso que afecta la salud de las personas

HomeGeneralMedio Ambiente

Partículas ultrafinas en el aire, un enemigo silencioso que afecta la salud de las personas

La contaminación ambiental continúa afectando al mundo sin dar tregua. Respecto al aire, diversos estudios han evidenciado que existe un impacto impo

Efectividad de un programa psicoeducativo para el fortalecimiento de los conocimientos en torno a la sexualidad y a las ITS
Terapia de Conversión aumenta el riesgo de suicidio en las personas LGBT en Colombia
Estrategias para disminuir el síndrome de Burnout en el personal que labora en Instituciones de salud en Barranquilla

La contaminación ambiental continúa afectando al mundo sin dar tregua. Respecto al aire, diversos estudios han evidenciado que existe un impacto importante del material particulado (PM), conocido como la “mezcla de sustancias que tienen diferentes composiciones, cuya naturaleza varía de acuerdo con la fuente de emisión, las características de donde proviene y los factores meteorológicos y fisicoquímicos que dan lugar a su formación”. Este, que se ha comprobado que tiene una afectación directa en la salud del ser humano, se caracteriza por estar condicionado por el diámetro aerodinámico, clasificándose en gruesos (2,5 a 10 μm), finos (0,1 a 2,5 μm) y ultrafinos (<0,1 μm). 

Debido a esta amenaza latente -que ha despertado la preocupación de algunos investigadores- la profesora de la facultad de Ingeniería Civil y Ambiental de la Universidad de la Costa Andrea Moreno lideró la investigación ‘Sources, characteristics, toxicity, and control of ultrafine particles: An overview’, un estudio que se enfocó en las partículas más finas, debido a que “se han encontrado evidencias que prueban que entre más finas son, mayor probabilidad hay de que ingresen a lo más profundo del sistema respiratorio de las personas y, como consecuencia, generen un mayor daño”. 

La investigadora explica que la preocupación sobre estas partículas ultrafinas atmosféricas, también llamadas nanopartículas, ha aumentado porque se ha conocido que en su superficie albergan elementos potencialmente tóxicos como: metales pesados e hidrocarburos aromáticos policíclicos, entre otras sustancias de carácter orgánico e inorgánico que aumentan los niveles de toxicidad en el organismo de las personas. Su incidencia a largo plazo también -dice- puede generar efectos neurológicos y cardiovasculares, además de perjudicar diferentes órganos. Asimismo, pueden ocasionar afectaciones en madres gestantes, ingresando en el líquido amniótico y causándole al feto alteraciones tales como funcional, bioquímica o morfológica. 

“Nosotros todos los días estamos respirando aire, así que siempre estaremos expuestos. Es decir, alcanzamos a respirar todo, tanto las sustancias que son beneficiosas, como aquellas que son contaminantes (…) Al respirar el aire contaminado por las partículas ultrafinas, estas por su tamaño pueden alcanzar la parte más profunda de nuestro sistema respiratorio. Cuando se adentran en los alvéolos pulmonares alcanzan a translocarse a través de barreras epiteliales y a lo largo de las vías neuronales olfatorias y sensoriales para llegar posteriormente a otros órganos, incluido el cerebro. Una vez dentro del organismo, estas pueden generar mecanismos de estrés oxidativo y respuestas inflamatorias, asociadas a trastornos cardiovasculares, neurológicos y cáncer”. 

Trabajo de campo 

Para llevar a cabo este estudio fue necesario revisar algunas investigaciones recientes que se han hecho tanto a nivel epidemiológico con respecto al PM, como haciendo uso de diferentes modelos biológicos que al ser expuestos al PM y a las partículas ultrafinas, evidenciaban cambios genéticos. A partir de esto se dedicaron a desglosar aspectos como: la parte toxicológica y la dinámica que tienen estas partículas al momento de salir de la fuente principal de emisión y generar toxicidad en los humanos, además de apuntar cómo dichas partículas pueden alcanzar una toxicodinámica que posteriormente se ve reflejada negativamente en la salud de las personas. 

“En sí nos enfocamos en lo que son las fuentes de contaminación, algunas características fisicoquímicas que le relacionan la toxicidad a estas nanopartículas y, por supuesto, todo lo vinculado con toxicidad y metodologías para la determinación de estas partículas en el aire”. 

Moreno explica que las principales fuentes que emiten este tipo de partículas contaminantes son: el tráfico vehicular, la quema de biomasa o incendios forestales, en las construcciones, las demoliciones, la quema al aire libre, el humo del cigarrillo, los aerosoles marinos, el tráfico aéreo y el transporte marítimo, entre otros. 

Para ella este tipo de estudios consolida la información científica suficiente que revela las principales fuentes de emisión del material particulado ultrafino, lo que se ha encontrado sobre este contaminante y los vacíos que se pueden generar, todo con un fin claro: crear una conciencia ambiental que conlleve a generar estrategias y políticas públicas que controlen este tipo de contaminación que en muchos casos resulta ser letal para el ser humano. 

Referencia: ‘Sources, characteristics, toxicity, and control of ultrafine particles: An overview’

DOI: https://doi.org/10.1016/j.gsf.2021.101147

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER