El peatón y su vulnerabilidad en las vías de alto flujo vehicular

HomeGeneralIngeniería Civil

El peatón y su vulnerabilidad en las vías de alto flujo vehicular

Hoy por hoy los accidentes de tráfico se han convertido en una de las preocupaciones constantes de muchos países, sobre todo de aquellos subdesarroll

Análisis de la gestión del riesgo en dos localidades de Barranquilla
Unicosta abre inscripciones para la nueva maestría en Proyectos de construcción sostenible
Profesor de Arquitectura UniCosta brinda conferencia en el IMED de Brasil y recibe dos distinciones

Hoy por hoy los accidentes de tráfico se han convertido en una de las preocupaciones constantes de muchos países, sobre todo de aquellos subdesarrollados. Y es que datos entregados por la Organización Mundial de la Salud (2019) confirman que cada año dichos accidentes “provocan una cifra  alarmante de 1,35 millones de muertes, cuyo 54% del total involucra a usuarios vulnerables de la vía (peatones, ciclistas y motociclistas)”.  

Teniendo en cuenta este contexto, el profesor de Ingeniería Civil y Ambiental de la Universidad de la Costa Miguel Figueroa -junto con colegas de otra institución de educación superior- adelantó como coinvestigador, la investigación ‘Analyzing pedestrian behavior when crossing urban roads by combining RP and SP data’, un estudio que tuvo como fin identificar el comportamiento de los cruces del peatón en zonas urbanas de Barranquilla, además de analizar el entorno construido, las estrategias para evitar el cruce no autorizado y la motivación que tiene el transeúnte al cruzar directamente, pues en muchos casos es capaz de poner en riesgo su vida antes que caminar ciertas distancias para tomar un puente peatonal.  

“Nosotros estuvimos evaluando múltiples variables como el clima, la inseguridad, si la persona caminaba con bolsas o algún tipo de equipaje, o si iba en compañía, y a partir de esas variables nos dimos cuenta que definitivamente el puente peatonal no debe ser la única alternativa para el peatón que decide atravesar vías importantes como lo es, por ejemplo, la Circunvalar”. 

En el trabajo de campo comparte que primero determinaron que en el estado de vulnerabilidad existía una jerarquización y dentro de esta en primer lugar estaban los peatones, le seguían los ciclistas, los motociclistas, luego el carro particular y por último el transporte público. Después tomaron como punto de referencia el corredor de la Circunvalar. Allí, según cuenta el investigador, llevaron a cabo entrevistas y  encuestas de Preferencia Revelada (RP), que tuvo como fin captar el comportamiento de las personas; y de Preferencia Declarada (SP), que estuvo basada en plantear situaciones hipotéticas para conocer las respuestas de más de 300 personas que transitaban el lugar. 

Dentro de los hallazgos -afirma Figueroa- la tendencia fue que entre más joven era la persona, más se interesaba por atravesar la vía de forma directa, arriesgando así su vida, debido a los obstáculos que encontraba en el mismo sistema. De acuerdo con las encuestas de SP, una de las preguntas que les formulaban a los peatones era que si iban a ser capaces de atravesar la vía, pese a que los multaran, a lo que  muchos contestaron que sí, incluso si la multa oscilaba entre los $800.000 hasta $1.000.000. 

“En la probabilidad de elección, de acuerdo con algunos modelos que generamos, nos dimos cuenta que además de que las personas en la mayoría de los casos iban a preferir atravesar directamente, como segunda opción iban a elegir el paso señalizado con un tipo de paletero o de semáforo y, como última alternativa y poca probabilidad de uso, iban a optar por el puente peatonal, a pesar de que la Circunvalar fuera conocida como una avenida que prácticamente es para el auto particular y el transporte tanto de carga como el público, donde hay pocos andenes y donde existen barreras para el transeúnte”.  

Agrega que aunque hay puentes peatonales para que el peatón cruce, normalmente están situados a 2km de distancia uno con el otro, lo que obliga a las personas a que recorran largos tramos bajo factores externos como son las altas temperaturas. 

“Por esta situación muchas personas toman la decisión de cruzar directamente, sin contemplar el paso por un puente peatonal. Esto sin duda ha sido lo que ha disparado los índices de accidentalidad”. 

Figueroa establece que a partir de esta investigación pudieron reflexionar sobre la importancia de generar estrategias que sean implementadas para que el peatón se sienta seguro en las zonas urbanas de la ciudad y, a su vez, se reduzca el número de accidentes. 

“Es vital que se deje de invertir dinero en la construcción de puentes peatonales y se busquen alternativas que brinden facilidades reales al peatón, porque está claro que la gente no los va a usar, de hecho, la idea del estudio es mostrarle a la ciudad el por qué la gente no los está usando y por qué definitivamente no los van a usar”. 

Sintetiza que la problemática planteada también busca generar conciencia en los usuarios del transporte privado, para que en su forma de actuar procuren darle prioridad al peatón, teniendo en cuenta que es el usuario más vulnerable en la vía. 

Referencia: Analyzing pedestrian behavior when crossing urban roads by combining RP and SP data

DOI: https://doi.org/10.1016/j.trf.2022.01.012

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER