Corales de Varadero: un patrimonio natural de Cartagena para la humanidad

HomeMedio Ambiente

Corales de Varadero: un patrimonio natural de Cartagena para la humanidad

La sociedad civil e investigadores están haciendo todo lo posible para que no se construya la segunda variante del canal de acceso a la bahía de Cart

El naproxeno y su comportamiento como contaminante emergente en el medioambiente
Aniversario 50 del Día de la Tierra: ¿empezamos a respirar tranquilos?
Nuevas tecnologías y medio ambiente

La sociedad civil e investigadores están haciendo todo lo posible para que no se construya la segunda variante del canal de acceso a la bahía de Cartagena, que destruiría este ecosistema coralino.

Los Corales de Varadero son el único ecosistema coralino sobreviviente en toda la contaminada bahía de Cartagena, según comenta Bladimir Basabe Sánchez, director de Salvemos Varadero, entidad defensora de este hábitat. Se encuentran ubicados al sur de la bahía exterior de La Heroica, específicamente entre las islas Draga, Abanico y  el norte de la isla de Barú, frente al corregimiento de Bocachica.

Desde su descubrimiento para la ciencia mundial en 2013 se ha determinado su importancia económica y ecológica, pues históricamente ha sido la despensa alimentaria de las comunidades de la bahía de Cartagena y se ha convertido en una especie de barrera natural para contener el aumento de las mareas y del nivel del mar como consecuencia del calentamiento global.

“De hecho existe un documento del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) de 2017 en el que se menciona la importancia de proteger formalmente a este ecosistema como una estrategia de la ciudad para contrarrestar los efectos del cambio climático”, señala Basabe, psicólogo especialista.

Agrega que para la ciencia aún es complejo explicar muchas de las adaptaciones que tiene este ecosistema frente a la alta contaminación de la bahía de Cartagena, por metales pesados, y a la sedimentación proveniente del Río Magdalena a través del Canal del Dique. “Esto significa que casi medio país está vertiendo sus desechos a través de las cuencas de los ríos en esta bahía”.

Como no existe una explicación concreta de por qué la resistencia y resiliencia de los Corales de Varadero, se están haciendo los estudios pertinentes que permitan comprender cuáles pueden ser las estrategias de recuperación de los arrecifes degradados en otras partes del Caribe.

“Una problemática es que este ecosistema arrecifal se encuentra por fuera del inventario nacional de arrecifes coralinos, es decir del Atlas de Áreas Coralinas de Colombia, editado por el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras “José Benito Vives de Andréis” (Invemar) en el año 2000. Actualmente existe una intención de Invemar y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible para hacer la segunda edición a partir del segundo semestre de 2019”, dice el director de Salvemos Varadero.

Basabe indica que la situación más relevante que atraviesan los Corales de Varadero es el conflicto socioambiental, ya que un sector de Estado, encabezado por Invías y la Financiera de Desarrollo Nacional, pretende construir la segunda variante del canal de acceso a la bahía de Cartagena, justo entre las islas Draga y Abanico, una zona en la que habitan los Corales de Varadero, definidos y delimitados por Invemar en un estudio publicado en julio de 2018.

“¿Qué se ha hecho por los Corales de Varadero? Desde la academia son muy pocas las instituciones en Colombia que realmente le han aportado al conocimiento del arrecife. Hay varias universidades en el país que, junto con la Fundación Ecomares, realizaron la primera caracterización de la totalidad hasta ahora conocida de los Corales de Varadero, en un estudio publicado en 2017, pero en Cartagena no hay publicaciones que se conozcan de estas. Sabemos que existen algunos proyectos, pero es necesario corroborarlo con la Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique, que tiene esta jurisdicción”, explica Basabe.

Sin embargo, desde la sociedad civil,  a través de la iniciativa ciudadana Salvemos Varadero, administrada por la Corporación Ecotono y dirigida por la arquitecta Génesis Ponneffz, han logrado, a través de la Delegación para Asuntos Ambientales de la Procuraduría General de la Nación, voltear la balanza a favor del reconocimiento y posicionamiento de este arrecife.

“Hasta hace cuatro años se sabía más del proyecto de la variante del canal de acceso en los medios de comunicación, hoy en día más del 90% de las publicaciones sobre Varadero tienen que ver con la importancia de este ecosistema. Nosotros como Salvemos Varadero, Corporación Ecotono junto con Cardique e Invemar, iniciamos este proceso formal de declaratoria de este ecosistema como área protegida”, dice Basabe.

Este año se llevó a cabo el Reef Check Cartagena 2019, una experiencia de participación científica en la que ciudadanos y buzos expertos recabaron información actualizada del estado de salud del arrecife y de la fauna marina que acompaña ese hábitat. “Esto nos permite involucrar activamente a la sociedad en la toma de información sobre la salud coralina, facilitando la continuidad de los monitoreos y el incremento de la escala geográfica de los monitores”, indica Phanor Montoya, director fundador de Corales de Paz, una corporación sin ánimo de lucro que promueve la conservación participativa de los bienes y servicios prestados por los arrecifes coralinos.

En esta expedición, Corales de Paz vinculó activamente a la ciudadanía en la recolección de datos sobre salud coralina, en el marco de un programa de ciencia ciudadana, que es una estrategia de comunicación, divulgación y educación para incrementar la capacidad técnica y el recurso humano para la evaluación y monitoreo coralino en Colombia.

El biólogo brasileño Rafael Calixto Bortolin, profesor de la Universidad de la Costa, fue uno de los doce participantes que hicieron parte de esta edición del Reef Check. Comenta que fue una oportunidad importante para realizar sus investigaciones.

“No pude recoger las muestras porque no salió a tiempo el permiso pertinente, entonces recolecté sedimento para hacer una evaluación de foraminíferos. A partir de ahí se hizo un índice y pude dar un indicativo de la calidad de los corales”, explica el investigador.

En su función como observador, Calixto realizó el conteo con el equipo para establecer si el ecosistema está en óptimas condiciones, la cantidad de peces, invertebrados, sedimentos y posibles afectaciones de los corales.  

“Uno esperaría que los Corales de Varadero no estuvieran tan bien conservados por los niveles de contaminación a los que están expuestos, pero están en condiciones tan buenas que aportan corales para las Islas del Rosario. Es lo mejor, que pueden reproducirse y enviar las larvas a otros lados. Quedé impresionado con la belleza de los corales, porque pensé que iba a tener una baja diversidad, que no se iba a encontrar este ecosistema”, dice Calixto.

Los resultados del Reef Check Cartagena servirán para, entre otras metas, contribuir científicamente al proceso de declaratoria de los Corales de Varadero como área protegida, y al posicionamiento del ecosistema en muchos sectores del Estado colombiano.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER