Basura marina: una problemática que atenta contra Providencia y Santa Catalina Islas

Pensar en los paisajes del Archipiélago de Providencia y Santa Catalina lleva a cualquiera a imaginar unas vacaciones en un paraíso que encanta por su mar de siete colores y por su riqueza en biodiversidad. Pero, más allá de su gran atractivo, la mirada de algunos investigadores se ha direccionado hacia el lugar, debido a que los ecosistemas insulares comúnmente “son trampas para la basura marina que pueden actuar como sumideros finales”.  

El investigador y profesor de la Universidad de la Costa del Departamento de Civil y Ambiental Rogério Manzolli manifiesta que, junto con la investigadora Luana Portz, llevó a cabo la investigación ‘Where does marine litter hide? The Providencia and Santa Catalina Island problem, SEAFLOWER Reserve (Colombia)’, precisamente para determinar la contaminación por micro y macroplástico, conocer a ciencia cierta dónde suelen esconderse los residuos sólidos y para hacer una concientización global de la necesidad de disminuir la generación de basura de todos los tipos. 

“Como son islas oceánicas nos preguntábamos de dónde provenía la basura: si era que llegaba de afuera a causa de las corrientes marinas -debido a la interconexión entre los ambientes- o si se generaba en la propia isla y llegaba a las playas no turísticas a causa de las corrientes. Además, queríamos saber de qué manera se distribuía”. 

En el estudio dice que dividieron la zona en playas turísticas y no turísticas, manglares y áreas rocosas, un trabajo que les permitió visualizar la existencia de hoteles y restaurantes asociados que, pese a que realizaban con frecuencia limpiezas en los balnearios, en muchas ocasiones se llevaba a cabo de manera superficial. 

Manzolli, coinvestigador del proyecto, indica que, en el trabajo de campo, realizado en 22 playas, 11 sitios de buceo recreativo en los arrecifes coralinos y cuatro zonas de manglares en las dos islas, se hizo la recolección de los residuos durante dos semanas, gracias a las expediciones organizadas por la Comisión Colombiana de los Océanos – CCO, con la ayuda de la Armada de la República de Colombia. En esa instancia se pudo evidenciar que algunos ecosistemas, principalmente la vegetación de pos-playa y los manglares, son áreas donde se aglomera la basura marina (latas de cervezas, colillas de cigarrillos, tapas, botellas, desechos sanitarios y poliestireno, entre otros). 

“Pudimos darnos cuenta de que los manglares son focos importantes de acumulación de plástico, con densidades superiores a ocho artículos/m2 (mínimo 8,38 y máximo 10,38 artículos/m2), mientras que la vegetación de pos-playa (mínimo 1,43 y máximo 7,03 artículos/m2) también extrae y almacena una porción de la basura que llega a la zona. Las playas turísticas para actividades recreativas presentan una baja densidad de basura marina (mínimo 0,01 y máximo 0,72 uds/m2), debido a las limpiezas periódicas, mientras que alrededor de las playas no turísticas existe una mayor variedad de fuentes y acumulación (mínimo 0,31 y máximo 5,41 piezas/m2)”. 

Añade que la baja densidad de basura marina que se halla en los corales alrededor de la isla (0–0.02 artículos/m2) demuestra que aún no existe un flujo significativo de basura marina hacia los arrecifes de coral.  

Dentro de los hallazgos del estudio, Manzolli enfatiza en que se conoció que los desechos sólidos terminan enredándose en las raíces de los manglares, a causa de las brisas y las corrientes marinas que arrastran los residuos arrojados en las playas y aquellos que son procedentes de otros países, pues “todos acaban contribuyendo en la acumulación de la basura”. Asimismo, se determinó que en Cayo Cangrejo se acumulaba la mayor cantidad de basura, un comportamiento relacionado con que usualmente las personas no llegan al lugar y, por ende, no se realiza una limpieza periódica. 

“Esta investigación sin duda alguna contribuye científicamente porque da conocimiento sobre cuánto se está acumulando en las áreas y porque permite reconocer que existe una interconexión inherente entre todos los ambientes. Además, es vital para entender que se necesitan estrategias de gestión y una planeación de políticas gubernamentales que promuevan la limpieza exhaustiva y que fomenten la educación ambiental en las personas que frecuentan las playas”.  

Referencia: ‘Where does marine litter hide? The Providencia and Santa Catalina Island problem, SEAFLOWER Reserve (Colombia)’

DOI: https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2021.151878

by-nd Atribución – Sin Derivar: Esta licencia permite la redistribución, comercial o no comercial, siempre y cuando la obra circule íntegra y sin cambios, dándote crédito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *