Una herramienta asequible para la detección temprana del Alzheimer

Un grupo de psicólogos investigadores hizo un análisis de la relevación del uso de la batería UDS 3.0 en Colombia para mejorar las rutas de diagnóstico clínico.

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que causa la pérdida gradual de las funciones cognitivas y afecta el desarrollo de las actividades diarias; sin embargo, un diagnóstico temprano es crucial para empezar un tratamiento que pueda mejorar la calidad de vida del paciente.

María Fernanda Porto, psicóloga especialista en neuropsicopedagogía, con una maestría en neurociencias y bilogía del comportamiento, llevó a cabo un estudio, en compañía de otros investigadores, que aborda el uso de la batería UDS 3.0 en Colombia, con el fin de identificar la precisión diagnóstica de esta herramienta neuropsicológica.

En el artículo titulado ‘Diagnostic accuracy of the UDS 3.0 neuropsychological battery in a cohort with Alzheimer’s disease in Colombia’ se hace un análisis de la precisión a la hora de dictar un diagnóstico que permite esta batería, la cual es un conjunto de actividades y tareas que se le asignan al paciente para que al realizarlas se puedan evaluar sus funciones cognitivas. Contiene diferentes pruebas para evaluar la memoria, la denominación, la fluidez verbal, lo que permite a los especialistas establecer un perfil neuropsicológico para identificar si el paciente está por encima o por debajo del promedio de las personas de su edad.

“Por ejemplo: si una persona de 60 años debería decir aproximadamente 10 palabras por minuto y en la prueba yo encuentro que logra decir tres, quiere decir que está por debajo del promedio normal de su grupo de edad”, indica Porto, profesora del programa de Psicología de la Universidad de la Costa.

La batería UDS 3.0 que se diseñó en los Centros de Control del Alzheimer de Estados Unidos busca responder a una necesidad: actualmente hay muchas pruebas neuropsicológicas, pero pocas son de libre acceso y los psicólogos o neuropsicólogos deben pagar para poder usar estas herramientas. “Se hizo, entonces, este estudio con el fin de beneficiar al diagnóstico temprano de la población con Alzheimer”, agrega la investigadora.

Para esta investigación se utilizó una muestra de 143 personas, de las cuales 48 estaban diagnosticadas con Alzheimer y 95 eran personas de entre 60 y 80 años que no tuviesen ningún diagnóstico para evaluar a nivel clínico si tenían enfermedades neurológicas.

Cabe destacar que en Colombia no se cuenta con neuropsicología dentro del Plan de Salud, lo que hace que para que un paciente pueda acceder a una evaluación neuropsicológica deba acudir al especialista de forma particular o hacer un proceso disciplinar en la EPS, el cual es lento en comparación con otros países de Latinoamérica en los que hay unos protocolos para la tercera edad con los que la evalúan regularmente para detectar temprano este diagnóstico.

“Teniendo en cuenta que la población general en Colombia se encuentra en un nivel socioeconómico bajo, que apenas alcanza a llegar a fin de mes, pagar un especialista de forma privada se sale de las manos. De ahí la importancia de esta investigación porque brinda una alternativa para la detección de esta enfermedad”.

El uso de la batería UDS 3.0 en Colombia ayudaría a mejorar las rutas de diagnóstico clínico debido a su alta precisión y correlación con las pruebas que miden el deterioro general; tiene buena sensibilidad y especificidad, y puede ser una herramienta útil para la enfermedad del Alzheimer.

Señales de alerta

A diferencia de otras enfermedades, el Alzheimer se comienza a gestar a nivel neurológico o celular en el cerebro mucho antes de la aparición del primer indicio.

“Comienza el deterioro quizá de 10 a 20 años antes del síntoma, es decir: a los 60 años yo comienzo a tener un síntoma de alarma que se manifiesta como una pérdida de la memoria a corto plazo, las cosas nuevas me cuesta aprenderlas y eso interfiere en mi vida diaria. Puede pasar que estoy cocinando y en lugar de echar sal echo azúcar. Olvidé lo que estaba haciendo y para qué se usa cada ingrediente, ahí hay un signo de alarma, pero cuando ese signo se evidencia y lo tenemos identificado conductualmente como cognitivamente ya las células a nivel cerebral se están deteriorando”. 

Otro de los síntomas como la pérdida de la memoria altera la vida diaria. El paciente puede olvidar cómo vestirse o planificar una actividad, no tiene las capacidades de hacer las actividades domésticas o laborales, hay una desorientación en el tiempo y espacio. No puede leer con facilidad o hacer cálculos matemáticos. No detecta correctamente los colores, y se afecta la comunicación.

Recomendaciones

Hay un replanteamiento en el uso de los medicamentos porque cada paciente con Alzheimer puede tener una variante diferente, que pueden ser familiares o atípicas, lo que indica que no puede haber una medicación generalizada.

Se recomienda promover actividades que generen la reserva cognitiva que cuidan las neuronas: tener una dieta balanceada mediterránea ayuda a preservar la memoria, hacer un ejercicio como caminar, trotar o subir escaleras diariamente, y tener un estado de salud mental y estabilidad emocional reserva el cerebro.

“Aprender otro idioma, viajar o exponerme a situaciones diferentes con otro idioma que no conozco también me ayuda a generar esa reserva cognitiva. Estamos replanteando un poco la terapia tradicional de hacer crucigramas por tener un estilo de vida saludable porque esto va a protegerte y aunque tengas la patología va a reducir el impacto”, enfatiza la especialista.

Referencia: Diagnostic accuracy of the UDS 3.0 neuropsychological battery in a cohort with Alzheimer’s disease in Colombia

DOI: https://doi.org/10.1080/23279095.2021.1897007

by-nd Atribución – Sin Derivar: Esta licencia permite la redistribución, comercial o no comercial, siempre y cuando la obra circule íntegra y sin cambios, dándote crédito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *