Recursos hídricos contaminados con residuos hospitalarios deben depurarse adecuadamente

Una investigación desarrollada por la Universidad de la Costa en conjunto con otras instituciones evidencia que no se está haciendo la eliminación adecuada de los desechos sanitarios, especialmente durante la pandemia ocasionada por la covid-19. La mala disposición de los residuos como medicamentos vencidos, en uso y desuso puede generar contaminación, afectando diversos segmentos ambientales como el agua, el suelo, las cadenas productivas de los animales y, en consecuencia, los seres humanos.

El tratamiento incorrecto de los desechos hospitalarios que van a parar a los recursos hídricos ocasiona daño en la fauna y flora. Estas se ven directamente afectadas por residuos tóxicos que impactan diversos organismos acuáticos, produciendo la muerte y el subdesarrollo de varias especies, así como el aumento exagerado de algunos animales y la pérdida de otros, desregulando la capacidad de autodesarrollo, la limpieza y la cadena alimentaria.

La tecnología que se usa para depurar los recursos hídricos no sirve para degradar los medicamentos utilizados en hospitales, por lo tanto sus efluentes afectan la salud humana, ya que la presencia de medicamentos en las aguas residuales puede conducir al desarrollo de microbios y bacterias más resistentes.

La pesquisa, denominada Effective treatment of hospital wastewater with high-concentration diclofenac and ibuprofen using a promising technology based on degradation reaction catalyzed by Fe0 under microwave irradiation, publicada en la revista Science of the Total Environment, señala que varios estudios científicos demuestran que el mayor impacto en el medio ambiente de los componentes farmacéuticos activos es causado por la eliminación de los consumidores y el menor es debido al proceso de fabricación industrial.

De acuerdo con Luis Silva, doctor en medio ambiente y recursos naturales, adscrito al Departamento Civil y Ambiental de la Universidad de la Costa, “los encargados de desechar los residuos sanitarios deben ser los que utilizan los productos hospitalarios y los distribuidores, que son responsables de su destino final en un punto de disposición adecuado para no causar daños al medio ambiente y consecuentemente a la salud humana. Sin embargo, en la práctica, la población aún realiza la eliminación de forma incorrecta”. 

Según la investigación, los hospitales acaban presentando en sus efluentes crudos un punto de generación de posibles vertidos de fármacos contaminantes. En aproximadamente el 90% de los casos, la molécula o compuesto original se excreta en la orina y heces después del consumo, además de los metabolitos, que son productos de degradación en el organismo o medio acuático, dependiendo de las condiciones del mismo. 

Los científicos realizaron estudios basados ​​en la recolección de varios puntos de recursos hídricos cercanos a la descarga de alcantarillas que pueden contener efluentes hospitalarios, enfocándose en las concentraciones de fármacos presentes. 

“Los resultados encontrados mostraron que la concentración está por encima de las publicadas normalmente en otros trabajos similares. Algunas sustancias como el diclofenaco y el ibuprofeno se encontraron en concentraciones superiores, lo que indica que hubo disposición directa en estos efluentes. En total, se han identificado 16 principios activos de fármacos, la mayoría de los cuales pertenecen a las clases de reguladores de la presión arterial, antiinflamatorios, analgésicos y antidepresivos”, revelan los investigadores. 

Para contrarrestar este impacto, desarrollaron un tratamiento eficaz de aguas residuales hospitalarias en las que se identificaron altas concentraciones de diclofenaco e ibuprofeno, utilizando una tecnología prometedora basada en una reacción de degradación catalizada por hierro bajo irradiación de microondas, el cual elimina de manera efectiva las altas concentraciones de productos farmacéuticos en las aguas residuales de los hospitales.

Según los investigadores, este tipo de monitoreo y depuración de efluentes hospitalarios debe ser incentivado por las agencias gubernamentales de saneamiento y control ambiental, saliendo de los bancos académicos y siendo reportado a la población en general, principalmente como una forma de concienciar sobre la correcta disposición de los medicamentos y su efectiva implementación, mejorando así la calidad del agua recolectada y los recursos hídricos, tan valiosos para la supervivencia de la humanidad, pues al final el cuerpo es 70% agua y diariamente necesita tomar, al menos, dos litros del preciado líquido.  

Referencia: Effective treatment of hospital wastewater with high-concentration diclofenac and ibuprofen using a promising technology based on degradation reaction catalyzed by Fe0 under microwave irradiation

by-nd Atribución – Sin Derivar: Esta licencia permite la redistribución, comercial o no comercial, siempre y cuando la obra circule íntegra y sin cambios, dándote crédito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *