Biblioteca de la UniCosta, referente para otras instituciones por protocolo de bioseguridad

Fue una de las primeras en reabrir sus puertas a la comunidad estudiantil.

Después de una parálisis de más de seis meses, gracias a las fuertes restricciones para prevenir la propagación de la COVID-19, la Biblioteca de la Universidad de la Costa pudo abrir progresivamente sus puertas a los estudiantes. En primera medida se contempló la apertura de la sala principal de lectura con un punto de atención para préstamo de documentos; el primer libro fue prestado el 6 de agosto de 2020.

El 3 de noviembre del año anterior se reabrió formalmente la Biblioteca abierta para la comunidad, un proceso para el que se realizaron adecuaciones de distribución de mobiliario, demarcación de superficies y adecuación de los elementos de bioseguridad.

“Para nosotros la experiencia ha sido ampliamente satisfactoria. La apertura de la Biblioteca se realizó por fases para permitirnos un sano proceso de ensayo y error, al fin y al cabo, la pandemia ha sido una experiencia nueva y completamente impredecible para todos. El proceso de comunicación fue clave dentro del personal, todo esto lo logramos gracias a nuestro manual de bioseguridad y el trabajo conjunto de nuestros equipos en la Universidad”, indica Julysa Contreras, jefe de Biblioteca.

A raíz de la coyuntura de salud pública, la Biblioteca empezó la construcción de un manual, alineado al Acuerdo No. 1458 del 27 de mayo de 2020, en el que se presenta el protocolo de bioseguridad para el retorno a actividades en el interior de Universidad de la Costa – CUC. Su objetivo es dar algunas pautas que permitan a los trabajadores y a los usuarios prestar y recibir los servicios bibliotecarios, evitando al máximo posible la contaminación.

“Durante el segundo semestre del año, iniciamos el proceso de investigación referente al resguardo del material en momentos como este. El continente asiático ya ha pasado por diversas situaciones virales y aun así han mantenido abiertas sus bibliotecas. Nuestro manual está basado en los documentos han publicado la Organización Mundial de la Salud, el Centro para el Control de las Enfermedades de Atlanta y las recomendaciones REBIUN para un protocolo sobre reapertura de las bibliotecas universitarias y científicas”, agrega Contreras.  

Señala que dentro del diseño del manual aplicaron un concepto propio de su experiencia como ingeniera que pretende prevenir la contaminación cruzada, es decir, evitar que el libro (o la superficie) se convierta en un móvil para el contagio entre usuarios sanos. “Basándonos en esta premisa, buscamos aislar al libro y no al usuario. Desde el punto de vista del diseño físico, planteamos una distribución del mobiliario totalmente diferente, creando nichos de trabajo individual en lugar de los espacios abiertos. Este mismo principio lo llevamos a los puestos de trabajo de nuestros auxiliares”. 

Contención del riesgo

Para la prevención del contagio, indica Contreras, lo primero es el orden y la limpieza. Son rigurosos con la ejecución de los procesos de desinfección tres veces al día en todas las salas y espacios de trabajo, así como en la exigencia de la desinfección de manos en la entrada y lavado periódico de manos para el personal, y como el uso obligatorio del tapabocas. 

En segundo lugar, hace referencia a la comunicación institucional. “Fuimos más allá de la señalización de las áreas y la instalación de los lavamanos y puntos de desinfección. Los líderes de las áreas de servicio somos informados por parte de Bienestar de los casos positivos por COVID-19, lo que nos permite realizar una revisión por sistema de si la persona ha realizado préstamos o devoluciones los últimos 7 días”.  

Desde el 27 de febrero la Biblioteca de la UniCosta cuenta con nuevo equipo de desinfección UV que ayudará en mayor medida con la protección de los usuarios y la preservación saludable de los recursos bibliográficos. 

by-nd Atribución – Sin Derivar: Esta licencia permite la redistribución, comercial o no comercial, siempre y cuando la obra circule íntegra y sin cambios, dándote crédito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *