Existe-realmente-la-gestión-de-la-participación-ciudadana

¿Aretecracia?

El investigador Milton Arrieta-López introdujo la conceptualización que implica a un modelo de democracia cualificada con un importante agregado ético que pueda hacerle frente a las formas de democracia distorsionada.

¿Sabe lo que es el término ‘aretecracia? ¿Qué relación tiene con la democracia y cuál es su origen? El abogado Milton Arrieta-López, máster en Derechos Humanos, Democracia y Globalización, realizó un artículo en el que analizó la evolución de la democracia, partiendo de sus orígenes en la Grecia antigua, revistando su crisis y surgimiento, los modelos liberales y republicanos, su universalización y problemas contemporáneos que se traducen en modelos distorsionados de democracia como la plutocracia (corrupción) y oclocracia (populismo) para, a partir de las teorías contemporáneas tanto descriptivas como prescriptivas, introducir el término ‘aretecracia’, una conceptualización de su autoría que implica a un modelo de democracia cualificada con un importante agregado ético que pueda hacerle frente a las formas de democracia distorsionada.

Esta conceptualización está registrada en el artículo ‘De la democracia a la aretecracia: origen, evolución y universalización’, publicado en la Revista Internacional de Filosofía y Teoría Social. En entrevista con el investigador, profesor Adjunto del Departamento de Derecho y Ciencia Política de la Universidad de la Costa, nos cuenta sobre el proceso para introducir este término.

¿Qué significa aretecracia?

La palabra areté significa en griego: ἀρετήaretḗ “excelencia” en su sentido más básico significa “excelencia de cualquier tipo o clase”. El término también significa virtud moral. De acuerdo con Richard Hooker, el concepto de la palabra areté sintetiza el valor más articulado en la cultura griega y traducida como “virtud”, la noción areté toma por significado algo semejante a “ser lo mejor que se puede ser” o “alcanzar el mayor potencial humano”.La Aretedemocracia (aretecracia) o virtusdemocracia (virtuscracia) (en griego: ἀρετήaretḗ “excelencia” “virtud” y del latín tardío democratĭa, y este del griego δημοκρατία dēmokratía) constituiría una forma de organización de gobierno que atribuye la titularidad cualificada, idónea y capacitada del poder al conjunto de la ciudadanía.

Arrieta-López señala que en sentido estricto, la aretecracia es una forma de gobierno cualificado y por ende legítimo en la cual existe participación popular a través del sufragio en elecciones libres, de manera que los habitantes de un Estado elegirían periódicamente a sus representantes, siempre y cuando hayan sido previamente cualificados para gobernar mediante un proceso de cualificación previo.

Comenta que actualmente, en casi todo el mundo, las exigencias en consideración a la persona que busca el poder son mínimas, literalmente sin ningún tipo de garantíasintuitu-personae. En Colombia, por ejemplo, para ser presidente de la República solo se precisa ser colombiano por nacimiento, ciudadano en ejercicio y mayor de treinta años.

Arrieta-López indica que la experiencia internacional de las últimas dos décadas  muestra, en  distintos países de referencia que cualquiera, mediante una poderosa acción demagógica, es decir: haciendo uso de las metodologías populistas, podría llegar al poder, o cualquiera, sin ninguna virtud ni mérito, con los apoyos necesarios, inclusive sirviéndose de los mecanismos de corrupción como ha ocurrido recientemente en el continente americano con el caso Odebrecht, podría llegar al poder y esto genera los modelos de democracia distorsionada como la oclocracia y la plutocracia. “En estos sistemas de distorsión de la democracia, las decisiones del gobernante, en lugar de representar los intereses colectivos de la nación, ejecutan intereses propios o desviados a particulares.

En esta investigación se explica que en el caso de la oclocracia se instrumentaliza a una porción de la población que le sirve al gobernante para mantenerse en el poder a un costo muy grande para las minorías y en el fondo para los intereses legítimos de la nación en su sentido más colectivo. Por otra parte, en el caso de la plutocracia se observan notorias las influencias desequilibradas en la toma de decisiones a favor de los intereses particulares que sirvieron al gobernante en la obtención del poder.

Lo anterior es incompatible con los postulados de la aretecracia, para la cual quien detenta el poder debe estar metodológicamente cualificado para ejercerlo, así mismo, el proceso aretecrático se fundamenta en mecanismos que propenden por materializar la aretecracia.

“Una forma sencilla de aretecracia podría darse mediante la implementación de leyes aretecráticas que incrementen los requisitos del ejercicio de funciones públicas desde los aspectos cualitativos hasta los meritocráticos”.

Para el profesor Arrieta-López, coordinador editorial de la revista indexada Jurídicas CUC, los aspirantes a gobernar deben tener en cuenta los criterios de evaluación mínimos cualitativos:

  1. Reputación ética
  2. La hoja de vida judicial, administrativa y disciplinaria
  3. Trabajo social demostrable
  4. Acción pública y privada areté
  5. El grado de instrucción

¿Qué lo motivó a hacer esta investigación?

Un problema basado en la realidad política mundial que ha destruido la vida de millones de personas. La teoría de los sistemas en la ciencia política explica que el poder del gobernante es inversamente proporcional al de los gobernados, mientras unos millones eligen al gobernante, este solo dirigirá los destinos de los millones que lo eligieron y de los millones que no votaron por él. La responsabilidad también es inversamente proporcional, las decisiones del gobernante, de uno o unos, afectan la vida de millones. El asunto de la proporcionalidad inversa del poder y la responsabilidad en la toma de decisiones del gobernante y como éstas decisiones afectan a las naciones también me motivaron a hacer esta investigación.

¿Cuál es el objetivo del artículo científico?

Consiste en presentar a la aretecracia para discursar en la resolución un problema real que nos afecta a todos, más aún en un mundo globalizado, un problema que hasta ahora no se ha resuelto y que ha afectado tanto a naciones desarrolladas como en vías de desarrollo. El problema consiste en las constantes desvirtuaciones de la democracia en formas de populismos y corrupción.

¿Qué le impactó de los resultados obtenidos respecto a su estudio?

Que en menos de seis meses de publicado mi segundo artículo sobre la aretecracia ya ha generado discusión en revistas indexadas. El autor Álvaro Andrés Iriarte-Angarita, filósofo de la Universidad del Norte, publicó un artículo en la Revista Sostenibilidad, Tecnología y Humanismoque tituló: La aretecracia/virtuscracia como objetivo teleológico de la sociedad civil delsiglo XXI: Una sencilla y noble tarea decada ciudadano comprometido con su propia vida política.

En este artículo se critica constructivamente a la propuesta, y precisamente de eso se trata, de generar la discusión sobre problemas fundamentales que verdaderamente nos afectan.

También me ha sido muy grato que la organización internacional CLIPSAS (Centre de liaison et d’information des puissancesmaçonniquessignataires de l’appel de Strasbourg), miembro con carácter especial consultivo del Consejo Económico, Social y Cultural de Naciones Unidas haya tomado de base a la aretecracia y los objetivos del nuevo milenio para presentar una ponencia en Naciones Unidas, me han comunicado que la ponencia fue ya aceptada por las comisiones de selección de la ONU y será presentada en el año 2021.

¿Cuáles fueron los hallazgos de la investigación?

La democracia nunca ha dejado de evolucionar, las formas democráticas de hoy distan mucho de las griegas de la antigüedad, las francesas y estadounidenses del siglo XVIII, de los modelos republicanos y liberales decimonónicos. Además, los modelos actuales son divergentes entre sí, pero todos son susceptibles de sufrir desvirtuaciones. La aretecracia presenta la idea de un modelo que aún debe desarrollarse mucho más, pero que toca puntos fundamentales a resolver de las fallas que presentan las democracias contemporáneas.   La aretecracia plantea que la cualificación previa a la que sería sometido el representante del pueblo antes de ejercer su gobierno permitiría reducir la posibilidad que influencias dolosas afecten la toma de decisiones.

by-nd Atribución – Sin Derivar: Esta licencia permite la redistribución, comercial o no comercial, siempre y cuando la obra circule íntegra y sin cambios, dándote crédito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *