Barranquilla, una ‘arenosa’ contaminada

A la capital del departamento del Atlántico la llaman de muchas maneras. Barranquilla es conocida como ‘La puerta de oro de Colombia’, ‘Curramba, la bella’ y ‘La arenosa’, nombre que se le dio, según algunas versiones, porque sus calles en un principio estaban llenas de arena, un seudónimo que todos los nacidos en esta tierra conocen y aceptan con cierto tono de orgullo; sin embargo, lo que muy poco se sabe es que esa arena está “altamente contaminada”.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de la Costa, Universidad de Cartagena, Universidad del País Vasco (España), la Universidad Federal de Río Grande del Sur y la Universidad Federal de Santamaría (Brasil), que ha sido enfocado en la calidad del aire en Barranquilla, debido a que los buses y los carros que se utilizan con mayor frecuencia en la ciudad son a diésel, evidencia los niveles de contaminación.

“El diésel es un combustible muy sucio, mucho peor que la gasolina o que el etanol. Como hay mucha brisa, la contaminación no se queda concentrada donde hay trancones sino que se expande por toda la ciudad”, explica el investigador Luis Silva, doctor en medio ambiente y recursos naturales, adscrito al Departamento Civil y Ambiental de la Universidad de la Costa.

Así mismo, indica que las lluvias suelen bajar más de 90% la contaminación de la atmosfera, pero que esa contaminación que no se va al Río Magdalena o las aguas subterráneas por lo general queda en los suelos de las calles y es expandida por las fuertes brisas. “Por eso Barranquilla es conocida en Colombia como ‘La arenosa’, lo que se desconoce es que esas arenas están altamente contaminadas”.

En la investigación, denominada ‘Determinación y distribución espacial de metales en muestras de polvo urbano de la ciudad de Barranquilla’, se pudo evidenciar que hay altos niveles de plomo, cadmio, arsénico y otros elementos altamente tóxicos, según las pruebas de toxicologías realizadas.

Para este estudio, que corresponde al trabajo de tesis doctoral en Toxicología Ambiental de la Universidad de Cartagena del investigador Jorge Armando Osorio Martínez, el cual se llevó a cabo bajo la dirección del doctor Jesús Olivero Verbel de la Universidad de Cartagena con la codirección del doctor Luis Silva Oliveira, se recolectaron 35 muestras de polvo urbano de cinco localidades de Barranquilla.

“Quisimos mirar la calidad ambiental de la ciudad y el impacto que podrían estar generando las emisiones de diferentes actividades antropogénicas (industria, tráfico urbano, construcción, minería). Debido a que los contaminantes que son liberados en el ambiente pueden mezclarse con partículas del suelo, logran depositarse en el área urbana en forma de polvo, lo que representa un riesgo potencial para la salud pública y de los ecosistemas” indica Osorio Martínez, Magister en Biotecnología de la Universidad de Córdoba.

El proceso de investigación implicó diferentes etapas: planeación, toma de muestras, experimentación, pasantías, colaboraciones con otros grupos de investigación y la divulgación de los resultados.

“Es importante que la comunidad conozca cómo está la calidad del aire para que se tomen cartas en el asunto como medidas de mitigación que se puedan implementar en Barranquilla. Esto va a permitir mejorar la calidad de vida, la salud y bajar los costos que tiene la ciudad por problemas respiratorios como el asma o las alergias”, señala Silva.

Próximamente, los investigadores publicarán un artículo en el que quedará consignado el resultado de la investigación.

by-nd Atribución – Sin Derivar: Esta licencia permite la redistribución, comercial o no comercial, siempre y cuando la obra circule íntegra y sin cambios, dándote crédito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *