¡La ciencia sí que es asunto de mujeres!

Hoy se conmemora el día internacional de la mujer y la niña en la ciencia, y la Universidad de la Costa rinde homenaje a algunas de sus investigadoras destacadas.

La curiosidad, las ganas de saber, de “no tragar entero”, de tener certezas y de responderse los interrogantes que les surgen a cada momento, en sus diferentes roles, son algunas de las motivaciones que tienen en común seis investigadoras de la Universidad de la Costa, que encontraron en la ciencia y en la investigación el norte para desarrollar sus profesiones.

Liney Manjarrés Henríquez, docente investigador del programa de Ingeniería Industrial de la Universidad de la Costa, es ingeniera industrial, especialista en Estadística Industrial por la Universidad Politécnica de Valencia (2005) y doctora por esta misma universidad (2009). Se ha desempeñado en distintos roles como promotora de ciencia e investigación en varias universidades en Barranquilla.

Comenta que su interés por la investigación y la academia surge por la necesidad de siempre saber más de los temas que le apasionan, motivada por su papá médico y su mamá profesora, que fomentaron el espíritu de la indagación. “Eso me reafirmó mi forma de pensar. A lo largo de mi formación en la universidad tuve suerte de que mi profesora, y directora de tesis, fuera un referente para mí. Ella llegó de terminar su doctorado y me mostró que era posible seguir una carrera científica, que era válida, más allá de la industria y otros ámbitos”.  

Liney Manjarrés

Así como su directora de tesis, que también por el hecho de ser mujer se convirtió en un referente, Manjarrés afirma que la científica polaca, nacionalizada francesa, Marie Curie ha sido una inspiración en su trabajo como investigadora.

“Marie Curie tiene una historia realmente asombrosa. Es una heroína de la ciencia con todas las dificultades a las que tuvo que hacer frente en la época en la que vivió (1867-1934), un periodo muy conflictivo y más para las mujeres. Su biografía dice que estudió en la clandestinidad. Cumplió muchos roles en la sociedad, fue la primera persona y mujer en obtener el premio Nobel en dos especialidades distintas: de física y química. Fue una inmigrante, fue mamá”, comenta Manjarrés.

Maria Salomea Skłodowska-Curie también es un ejemplo a seguir para Celene Milanés Batista, doctora en Ciencias Técnicas, investigadora de tiempo completo de la Universidad de la Costa.

“Podría citar mujeres científicas como Marie Curie, Irène Joliot-Curie o Rosalind Franklin.  De mi familia y país, donde la mujer cubana es un ejemplo de sacrificio, inteligencia y altruismo, me gustaría reconocer la labor de la científica Lilliam Margarita Álvarez Díaz, doctora en Ciencias físico-matemáticas, profesora e investigadora titular y directora de ciencias”, señala Milanés, quien siempre ha encontrado en la investigación una estrategia para mirar al mundo diferente.

Celene Milanés

La ciencia, comenta, la conquistó a tal punto que una vez comenzó a investigar no pudo dejar de hacerlo en ninguna esfera de su vida. “Cuando investigas y usas los métodos científicos, aprendes a observar y descubres cosas que nunca imaginabas. La investigación es imprescindible en la formación de un profesional, y mucho más en la vida de un docente universitario. Estamos comprometidos con nuestros alumnos y, por tanto, en todos los procesos de enseñanza de las nuevas generaciones, debemos ser capaces de conocer y transmitir lo más actualizado que existe en el campo del conocimiento en el que nos desempeñamos”, afirma.

Heidis Cano Cuadro es doctora en Química y posdoctora en Laboratorio de tecnología de materiales de la Universidad Complutense de Madrid, investigadora de tiempo completo de la Unicosta, y mujer ante todo. A ella no le gusta estar estática en un solo lugar ni la monotonía, y la investigación es un antídoto para eso, pues le genera movimiento, cuestionamientos y el interés de buscar alternativas.

Heidis Cano

“Me deja pensar, volar la imaginación y ver de qué forma puedo resolver un problema de distintas maneras, siento que me representa y que puedo mostrar todo lo que soy en distintas facetas: al estar en una oficina, en un laboratorio o escribiendo un paper”.

Desde que entró a la Universidad Federal de Río Grande a estudiar Oceanografía, la posdoctora en Geociencias, investigadora de tiempo completo de la Unicosta, Luana Portz, quiso resolver problemas, indagar y conocer, y la investigación fue la respuesta a esa motivación. “La ciencia me permite probar, observar, repetir, hacer que encuentre una respuesta. En mi caso, querer preservar el océano”.

Comenta que sus referentes son la bióloga marina Rachel Carson, una de las primeras en concientización ambiental, y Sylvia Alice Earle, bióloga marina que estuvo al frente de grandes expediciones. “En el 70 lideró la primera expedición exclusivamente femenina. Abriendo futuras expediciones acuáticas de equipos conformados solo por mujeres. Ellas me inspiran y son una guía en mis pesquizas”.

Luana Portz

Marina Martínez González y Ketty Herrera son dos científicas investigadoras que, desde la sicología, han encontrado en la academia el foco para resolver los interrogantes que se plantearon desde niñas.

Martínez González, doctora en Ciencias Sociales, decana del departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de la Costa, siempre fue curiosa por las ciencias naturales de la tierra, como la biología, la astronomía, las ciencias del universo, pero al crecer se inclinó más hacia la sicología.  

“Me apasioné mucho por poder comprender las problemáticas sociales del momento, particularmente el tema del desplazamiento forzado. Desde la mitad de la carrera comencé a hacer muchos trabajos comunitarios, y me orienté por el mundo académico”.

Hipatia de Alejandría, filósofa griega, pionera destacada en el mundo de la astronomía, fue uno de sus principales referentes. “Ella dio su vida, fue torturada y martirizada por apostarle a un pensamiento científico en un momento en el que era percibido como una amenaza para el orden social. También me ha guiado Iciar Fernández Villanueva, una de las primeras en estudiar la legitimación de la violencia en la infancia y en cuya tesis doctoral encontré muchos aportes que me llevaron a estudiar estas variables en nuestra población, especialmente en niños desplazados por la violencia”.

Marina Martínez

Por su parte Herrera, a parte de la curiosidad y la sed de conocimiento en la ciencia y la investigación, además de ayudarle a resolver los interrogantes, le ha permitido hallar respuestas que sean útiles a la sociedad. “Más que querer resolver preguntas, es ver cómo ese conocimiento puede ser útil a la comunidad”.

Indica que, actualmente, la mayoría de investigadoras son mujeres, y que quizás eso está relacionado con la entereza, la disciplina y las preguntas que se plantean a diario. “Las mujeres también hemos constituido hitos en el mismo ejercicio de la investigación”.

Ketty Herrera

Aunque anteriormente no se les daba el valor a las mujeres científicas, eso ha cambiado con la evolución de las concepciones sociales. Ahora se reconoce más la labor del género femenino para cambiar el mundo, en defensa de los derechos con un prisma diferente, de acuerdo con Milanés. Las mujeres son esposas, madres e hijas y a eso se le suma la lucha que enfrentan cada día en los desafíos de la ciencia y de la era moderna.

by-nd Atribución – Sin Derivar: Esta licencia permite la redistribución, comercial o no comercial, siempre y cuando la obra circule íntegra y sin cambios, dándote crédito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *